Viejitos en un burdel




La dueña de un burdel le dice a una de sus chicas: "Anda a las habitaciones 1 y 2 coloca una muñeca inflable en cada cama... estos dos viejos están tan borrachos que no van a notar la diferencia. La muchacha cumple la orden, los dos viejitos van a sus respectivas habitaciones y le hacen el amor a las muñecas. En el trayecto de vuelta a sus casas, uno de los viejo le dice:
Creo que la mujer que estaba conmigo estaba muerta, ¿muerta? Dice el otro: ¿Por qué piensas eso? Es que no se movió ni habló mientras le hacía el amor...



Loading...