Mostrando entradas con la etiqueta Relatos Graciosos. Mostrar todas las entradas
Caperucita se encuentra con el lobo en medio del bosque y le dice:
- Lobo ¡qué orejas más coloradas tienes!
- Sí...
- Lobo ¡qué cara más roja tienes!
- Sí...
- Y ... ¡que hinchadas tienes las venas del cuello!
- Sí...
- Lobo ¡que abiertos tienes los ojos!
- ¡¡¡¡¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!
***

Mi mujer tiene mucha suerte, hace poco se encontró un anillo de diamantes, el otro día, un abrigo de astracan, la semana pasada, un vestido de alta costura... y yo para una vez que me encuentro unos calzoncullos en mi cama, no me valen.

suerte
- Me han llamado y me han dicho que me ha tocado un crucero.
- ¿No será un timo?
- No creo
- ¿Y dónde embarcas?
- En Madrid

timo
Tres hombres están pensando a qué jugar. El primero dice:
- A golf. Se necesita un palo, dos pelotas y un agujero.
Y dice:
- Yo pongo el palo.
Otro dice:
- Yo las pelotas.
***

verso
Te juro que yo no quería acostarme con tu amiga, ¡es que me puso algo en la bebida!
¿Qué te puso?
Una notita que decía "vamos a coger"

1%2B%2528162%2529

La dueña de un burdel le dice a una de sus chicas: "Anda a las habitaciones 1 y 2 coloca una muñeca inflable en cada cama... estos dos viejos están tan borrachos que no van a notar la diferencia. La muchacha cumple la orden, los dos viejitos van a sus respectivas habitaciones y le hacen el amor a las muñecas. En el trayecto de vuelta a sus casas, uno de los viejo le dice:
Creo que la mujer que estaba conmigo estaba muerta, ¿muerta? Dice el otro: ¿Por qué piensas eso? Es que no se movió ni habló mientras le hacía el amor.
Pudo hacer sido peor,dijo el otro. Yo creo que la mía era bruja. ¿Bruja? ¿Por qué lo dices? Bueno... lo que pasó es que mientras estaba en los preliminares le dí una mordita en el culo, la hija de su madre me tiró un pedo en la cara, salió volando por la ventana y se llevo mis dientes...

loading...

Pozo de agua a 0.5 km ---- Hermosas bailarinas desnudas a 37 km

Tengo que confesarte que me llamo Juan y estoy Casado. No te preocupes, yo me llamo Alberto y voy a una fiesta de disfraces.
¿Alguna vez han pensado para qué sirve ponerse colorado?