Loading...
Mostrando entradas con la etiqueta Iglesia. Mostrar todas las entradas
Padre he pecado... estaba con mi novia, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar... Luego con mi suegra, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar... Y eso no es nada padre, con mi vecina también, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar
(Sale el padre corriendo)
Padre ¿pero a donde va?
Si pendejo, yo solo, tú solo, la iglesia sola...

Eva sube al cielo y San Pedro le pregunta:
Eva ¿por qué te comiste la manzana?
Eva responde:

***

Érase una vez que Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:
¡Huevos, huevos, a diez pesos cada uno!
Y el padre muy molesta grita:
¡Saquen a ese niño de los huevos!
***

Un gay muere y va al cielo. Al llegar lo recibe San Pedro y le dice:
- Tómese esta pastilla.
El gay se lo toma y pasa tres días cagando, San Pedro lo llama y le dice ahora tómese esta pastilla.
El gay sin contestar se lo toma y pasa quince horas cagando. Llega San Pedro y lo mira con los ojos rojos de tanto cagar, y le pregunta:
***

Llega un hombre llama a una iglesia y pregunta:
- Padre ¿usted aparta a las mujeres del mal?
El padre le contesta:
- Así es hijo mío.
Y el hombre le dice:
***

Un día estaban Adán y Dios hablando, y Adán le preguntó:
- Dios ¿por qué hiciste a Eva tan agradable?
Y Dios le contestó:
- Para que te sintieras a gusto con ella.
***

- Padre he pecado... Estaba con mi novio, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar... Luego con mi suegra, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar... Y eso no es nada padre, con mi vecina también, ella sola, yo solo, la casa sola y paso lo que tenía que pasar.
***

En un pueblo en donde las mujeres eran muy infieles, el cura del pueblo ha impuesto la moda de decir me caí del puente, con lo que todos los habitantes del pueblo asociaban a infidelidad, cuando un cura nuevo llegó y las mujeres iban a confesarse por caer del puente el cura fue a quejarse...
***

Iban una monja y un cura en un camello por el desierto de Sahara les tocó refugiarse por una tormenta y cuando miraron el camello había un muerto. El cura dice:
- A pie no llegaremos y moriremos. Hermana ya que vamos a morir me dejaría ver sus senos que nunca he visto unos.
- Buenos
- ¿Puedo tocarlos?
- Bueno... Y... padre me dejaría ver su pene ya que no he visto ninguno.
***